La maternidad que no nos contaron.

La maternidad que no nos contaron.

publicado en: Supermadres | 2

¿Porqué nunca se revelan las verdaderas etapas de la maternidad?

Aquí encontrarás lo que nunca me contaron, lo que descubrí por la preciosa, exigente y dura experiencia de ser madre, mirando atrás y tras varios años comparando entre mujeres viendo que estos momentos se presentan en todas como mareas imparables.

  1. Esa ilusión. Esa ilusión sobre lo que vendrá, con todas tus emociones encontradas pero todavía controlables, todavía. Tu cuerpo cambia y quizás tu apetito, tus nauseas, tu brillo, todavía te reconoces entrando en la rueda de la aventura que empieza… sola  corres a aventurarte en el mundo de…
  2. Quién es esa? Escondida en un cuerpo desorientado en su tormenta hormonal que no parece el tuyo, que duele, que se resiente, tira y estira, cansada con golpes de calor, cambios de humor, subiendo de peso en una montaña rusa que pronto hará su descenso…
  3. ¿Será hoy? Cargada de miedo, incertidumbre e incomodidad. Llegará el día de… ese día donde tienes que darlo todo sean 1 o 24 horas, sin experiencia, con o sin epidural, hospitalizada o en casa, sin saber cómo empezará, ni donde, ni cómo… eso sí, con la maleta hecha aunque nunca estés cerca de ella cuando sucede.
  4. El gran sueño. Eso es, mucho mucho sueño, lloros de bebe y de adulto, pañales, pecho! Si te dejan! Porque a tu alrededor se encargarán de decirte los trés millones de consejos sobre crianza y lactancia que seguramente ya leíste en los últimos nueve meses. De aquí es donde viene la “mala leche”. Tu madre, tu marido, tu bebé… lo más bonito del mundo a veces se torna en unas sensaciones que ahogan y te empujan a querer correr y escaparte de ti misma.
  5. Bye bye baby! La separación. Cuando empiezas a acomodarte con todo… despídete de tu bebé y vete a trabajar, se acabó de actuar, crees que el viaje se acabó, sientes que dejas de disfrutar esas vacaciones que duraron una semana pero empezaron hace un año.
  6. Dónde está mi tiempo. Cómo puede cambiar tanto una rutina, ahora sé lo que es rutina. Persigues una rutina que acabas de descubrir mientras sigues los consejos de toda la comunidad de madres terrestres que parece que olvidaron que ellas también llegaron a este tiempo.
  7. Estresducación. También ellas se desestructuraron, pasaron la depresión postparto que poco se habla de ella y menos se habla de esta depresión que viene cuando tus hijos caminan por sí solos y corren a aventurarse en el mundo dejándote atrás con lo que queda de ti y mirando a tu pareja que parece que te mira crítico en la lejanía más cercana, ya no le conoces ni te reconoce. Tu vida social, de pareja, familiar, tu cuerpo, tus aficiones… ¿Será posible empezar de nuevo?
  8. Sigue el túnel hasta la luz. Pero sabes una cosa! Se puede empezar de nuevo porque después de tocar el suelo en el fondo del pozo y cuando parece que todo nuestro castillo, que en realidad nunca existió, se coge impulso y se vuelve a respirar, a caminar, a sonreir, vuelves a encontrar a la mujer que llevas dentro y la sacarás hasta volver a comerte el mundo, dejando de vivir la vida a través de todas las personas que te rodean, encontrando de nuevo tu centro. Vendrá la luz, te lo prometo, y en realidad, siempre estuvo dentro de ti escondida pero ni siquiera la mirabas así que abre la puerta y mira tu luz para dejarte volver a vivir.

A todas las madres que luchan unidas por cordones umbilicales imaginarios a esta humanidad que nunca sabrá lo que pasaron hasta que completen el círculo convertidas en madres.

Cristina Oroz Bajo

Firma-2

2 Respuestas

  1. Cristina!! Menos mal que se empieza hablar de todo esto. No puedo estar más de acuerdo. Gracias por este post!!

    • Cristina Oroz Bajo

      Gracias Irati, la verdad es que hablo desde el punto de madre y me alegra mucho que te guste, siempre asoman dudas! Muchas gracias por el comentario!

Dejar una opinión