La Musicoterapia ayuda a hablar a un niño con autismo.

La Musicoterapia ayuda a hablar a un niño con autismo.

 

La musicoterapia tiene el poder de ayudar y curar a las personas en todos los ámbitos de la vida. Algunas veces es necesario darle un impulso mental, físico o emocional a alguien. Para un joven que vive en Austin, la música lo ha ayudado a aprender a comunicarse y a encontrar su voz como nunca antes.  Nicole Bowen ha vivido en Austin por más de 25 años. Se dio cuenta de que después de vivir en el centro de Texas por un tiempo, quería agregar a alguien a su familia. «Yo quería un hijo, pero no estaba casado», dijo Bowen. «Y hay muchos niños que necesitan un hogar». Casualmente, la madre de Bowen, Cynthia Bowen, también se había mudado a Austin por la misma época y estaba criando a un niño cuando Nicole Bowen se sintió motivada para adoptar. Ese joven era Briston Bowen, alguien que mostró interés en la música desde el principio de la vida. «Siempre ha sentido afinidad por la música y su amor por la música», dijo Cynthia Bowen. Entonces, fue una decisión fácil para Nicole Bowen traer a Briston Bowen a su familia para siempre. «Mi madre dijo: ‘Te llevarás a Briston’, y rápidamente dije: ‘vale, suena bien'», dijo Nicole Bowen con una sonrisa. Si bien Briston Bowen tiene un gran interés en la música, también tiene algo más: autismo. «No hizo muchas cosas socialmente», dijo Nicole Bowen. «Realmente no estaba hablando y expresando sus sentimientos». Queriendo ayudarlo a superar este obstáculo de la comunicación, Nicole Bowen comenzó a investigar y tratar de descubrir qué programas o terapias podrían ayudar. Como ya se había conectado con la música de forma natural, la musicoterapia se convirtió en una opción en la que comenzó a mirar.

«Hubo un tiempo en que ni siquiera quería salir», dijo Nicole Bowen. «Sabía que teníamos que probar algo». Aquí es cuando la musicoterapeuta Meredith Hamons entró en escena y ayudó a Briston a abrirse. Hamons es el fundador y director clínico de North Austin Music Therapy, un centro de tratamiento que ofrece musicoterapia para personas mayores, personas con autismo y otros trastornos del desarrollo y desarrollo de la primera infancia.

«Los musicoterapeutas pueden trabajar con todo tipo de personas», dijo Hamons. «La música es la única entrada sensorial que se procesa en todas las áreas de tu cerebro, al mismo tiempo». Hamons y su organización ofrecen sesiones individuales y grupales, según lo que el cliente más necesita. «Todo lo que hacemos es música, pero el objetivo final no es que el cliente sea bueno para tocar la batería o cualquier otro instrumento», dijo. «En definitiva, la musicoterapia es el uso de la música para lograr objetivos no musicales».

Cuando Hamons comenzó a trabajar con Briston Bowen, incluso cuando todavía dudaba en hablar o incluso hablar con ella, Hamons dijo que podía decir que era natural. «Cuando comenzamos, era realmente evidente que tenía un talento musical increíble», dijo Hamons. «Empezó a ser capaz de completar más y más pensamientos e ideas mientras trabajábamos juntos». A través de parte del trabajo de Hamons, ella había creado canciones que alentaban a Briston Bowen a completar ciertas partes y a hablar cantando o hablando. Lo que está haciendo esto es darle a Briston Bowen una manera única de descubrir cómo hablar. «Una forma de describir la musicoterapia es como si estuvieras tratando de conducir hasta la tienda de comestibles, y si vas en coche a la tienda de comestibles, realmente no te importa cómo llegas allí. Vas a conducir allí. Si un camino está cerrado o un camino está obstruido por el tráfico, simplemente tomará una ruta alternativa y continuará con su día.Con la musicoterapia, neurológicamente, le estamos dando a alguien como Briston una forma diferente de lograr la misma tarea «. El Dr. Bob Duke es el director de Música y Aprendizaje Humano de la Escuela de Música Butler de la Universidad de Texas. Dijo que la forma en que la música está estructurada y memorizada puede ayudar a iniciar la comunicación. «La idea de que puedas hacer algo de esto con la música ahora crea una dimensión de expresión diferente», dijo Duke.

«La música involucra gran parte del cerebro. Tiene un componente de percepción. Tiene un componente motor, tiene un componente emocional, parece un poco mágico cuando piensas en la forma en que la música realmente afecta a los seres humanos». Magia o no, la familia de Briston Bowen ahora puede ver y escuchar la diferencia de cuando era mucho más joven. «Ahora, él está hablando mucho», dijo Nicole Bowen. «La musicoterapia ha sido una bendición para él». Briston Bowen también amplió los instrumentos que puede tocar, que incluyen piano, marimba, tambores, quads, tamborine y platillos. «No tenemos idea de cuál es el potencial de Briston», dijo Cynthia Bowen. «Verlo a él, junto con la música, el progreso y poder controlar sus emociones ha sido maravilloso». La terapia musical no solo ayudó a Briston Bowen a comunicarse a través de sus palabras e instrumentos, Nicole Bowen dijo que está interactuando mucho más con las personas fuera de su hogar y haciendo muchos amigos de la banda también.

 

Traducido por Cristina Oroz Bajo de: https://www.kvue.com/article/news/local/music-and-the-mind-part-3-music-therapy-helps-an-austin-boy-with-autism-speak/269-575071875

Una respuesta

  1. […] La Musicoterapia ayuda a hablar a un niño con autismo. […]

Dejar una opinión