¡Cómo sobrevivir a las vacaciones!

¡Cómo sobrevivir a las vacaciones!

¿Es posible? ¡Claro! Tomar nota que os vamos a dar algunos consejos que os puedan ayudar en esta época y seguro que a otros tiempos vacacionales para vuestros niños no verbales.

En España ya estamos en verano y es una época que empiezan a desestructurarse los días, a cambiar muchísimo la temperatura, los espacios los objetos que nos rodean… Sin darnos cuenta, hay muchísimos cambios y por ello, he considerado importante, daros algunos consejos ¡tomad nota!

Mantén siempre una rutina por mínima que sea que le haga sentir seguro, que le haga sentir que hay algo que permanece.

Pero ten en cuenta que también¡ es importante, poder adaptarnos a nuevas circunstancias y a veces, nos tenemos que perdonar si cambiamos esa estructura y armarnos con el doble de paciencia para asegurarnos de que nuestros niños no se van con ella.

Observaremos muy bien la adaptación a los nuevos espacios. Aparecen en el escenario momentos de playa, de montaña, de irse a casa de un familiar… En donde cambiamos todo lo que nos rodea, donde dormimos, donde comemos, las cosas que manipulamos. Son momentos de mucho estrés, donde generalmente sube la ansiedad y tenemos que hacer un gran ejercicio de acompañamiento.

Sobre todo, para intentar leer como nuestro niño está viviendo cada uno de sus momentos, diagnosticar cuales no parecen afectarle, cuales incluso parece que le gustan y cuales le resultan desagradables y provocan conductas de rechazo y de actividad insostenible. Todos estos momentos son muy experimentales y nos ayudarán mucho a educar a nuestros hijos en otras situaciones, que durante el año no tenemos la oportunidad de vivir. Así que intentar vivirlas desde este prisma experimental y acompañar a vuestros niños, si hay problemas sensoriales con la arena, si el excesivo calor es estructura vuestros hijos intentar siempre manteneros en lugares fresquitos a determinadas horas del día…

Tener en cuenta también el tema de la ropa que va muy liada con el tema del calor. Para ello, intentar vestirlos muy ligeros para potenciar que estén a gusto y fresquitos.

Sobre la alimentación, un tema tan apasionante y tan diferente en verano como lo es el invierno, prestarle atención y darle un momento, concederle un tiempo de observación y dejarle probar, tocar experimentar puede ser la actividad del día. Hacer helados, jugar con hielo… ¡Seguro que tenéis vuestras favoritas!

Os propongo tres momentos esenciales, probar a introducir mucha música en estos momentos para liberar mucha ansiedad, disfrutar y compartir de momentos un poquito más distendidos que durante el año no tenemos oportunidad.

Para esos días frenéticos ir a buscar actividades físicas, deportivas, caminar, correr y nadar. Aquí añadiré que si podéis introducir el agua en mayor medida, es un gran momento, aunque sea llenando la bañera y permitiéndole estar distendido a falta de una piscina o una playa cercana. Y no os dejéis nunca las pompas de jabón que siempre son un triunfo.

Y por último también buscar actividades un poco más estáticas, más plásticas en las que podamos tocar, oler y jugar juntos en suelo en la mesa en la terraza siempre acompañados de nuestra amiga la música seguro que serán un éxito. 

Y no te olvides dejarnos aquí tus recomendaciones para el verano, estamos seguras de que tienes ideas que puede servirle a muchas familias a llevar un poquito más agradable este gran parón del verano.

Un abrazo familias y disfrutar disfrutar disfrutar.

Dejar una opinión