Queridas madres de los treintaytantos…

Queridas madres de los treintaytantos…

publicado en: Supermadres | 2

Queridas madres de los treintaytantos…

“Te veo en el supermercado, te veo en el patio de recreo. Te veo en la escuela, te veo en el tren y en los restaurantes para niños. A veces me ves a mí también, e intercambiamos una pequeña sonrisa, un ojo, un momento de «lo entiendo». Más a menudo ya no me ves – estás persiguiendo a su niño abajo de los pasillos, mirando a su pre-escolar como un halcón mientras que sube más arriba de lo que usted quisiera, amonestando a su cabrito por pellizcar a su hermano, alcanzándole para a golpe fugaz limpiarlo con una toallita. Limpiando una bebida derramada.

Hace unos días estaba en nuestra piscina pública, y si alguna vez hubo una metáfora cruda para la vida como una mamá en su 30s, la piscina pública tiene que ser. Allí estamos todos – los estereotipos que juramos que nunca seríamos – mojados hasta la rodilla en la piscina de niños con los ojos fijos en nuestros pequeños – y genuinamente encantados por sus payasadas. Aunque podamos estar allí en parejas o grupos, nuestras conversaciones son fragmentarias, no podemos relajarnos. Nuestro foco está enteramente en nuestros niños. Estamos cansados. Estamos distraídos. Nuestros cuerpos vestidos de tankini tienen cicatrices de batalla y no son lo que solían ser.

En lo alto de la colina están los brillantes veinteañeros. Están hojeando revistas, charlando con sus amigos, Facebooking y selfie-snapping en sus iPhones. Ellos están descansados. Son tonificados. Ellos son magníficamente inconscientes de lo que está llegando su camino en el futuro. Ni siquiera nos ven. O si lo hacen, juran que nunca serán nosotros.

Está bien. Estuvimos allí una vez, y sabemos mejor que se ofenderán sin intentamos.

Veréis, la verdad es que a los treinta y tantos años nos hemos dejado ir. No. Hemos dejado ir a nuestro “yo”. Tenemos niños pequeños y por el siguiente poco tiempo, nuestros “yos” no vendrán primero. Dormiremos (o no) de acuerdo con los horarios de nuestros niños y / o recién nacidos y / o una combinación de los anteriores. Nuestro cabello no se lavará tan a menudo como quisiéramos. ¿Abdominales? Qué son abdominales? Estaremos limpiando las narices y los fondos y los líos de las paredes. Vamos a cocinar lo que sentimos como un continuo desde el desayuno hasta la hora de la cena y no salir de la mesa hasta que al menos un tenedor de guisantes se hayan comido. Vamos a pasar horas a la semana de rodillas al lado del baño y luego leer «sólo una» historia más antes de acostarse hasta que nos desmayamos en el borde de la cama de niño pequeño. Hablaremos con fluidez el idioma de Paw Patrol, La princesa Sofía , Peppa Peg y Ladybug, y usaremos dichos personajes desvergonzadamente como amenazas, sobornos o como niñeras digitales para que podamos saltar a nuestro baño para tomar una ducha. Nos encontraremos negociando con terroristas a pesar de que juramos que nunca lo haríamos. Responderemos a «Súbeme!» y «Más!» y «No quiero!», y diremos «¿Cuál es la palabra mágica?» Más veces al día de lo que nunca imaginamos posible. Esto es algo de los treinta. No es fácil, y esa es la verdad.

La experiencia de la maternidad produce un cambio profundo en la mujer. Las madres suelen decir que durante un tiempo se sienten desorientadas, con muchos sentimientos intensos y contradictorios que a veces las desbordan, y que encuentran poco espacio para ser expresados.
La experiencia de la maternidad produce un cambio profundo en la mujer. Las madres suelen decir que durante un tiempo se sienten desorientadas, con muchos sentimientos intensos y contradictorios que a veces las desbordan, y que encuentran poco espacio para ser expresados.

Pero hay otra verdad. Allá arriba en la colina, acurrucados sutilmente entre los veinteañeros, están los cuarentaytantos. Ellos también están descansados. Ellos también son tonificados. Están solos, en silencio leyendo un libro. Ellos nos ven, y son simpáticos pero también un poco presumidos. Han estado allí y lo han hecho y saben que no dura para siempre. Chicas, los cuarenta es el santo grial. Los cuarentaytantos están viniendo.

La década que recuperamos nuestros “yos”.

No es que quiera desear que corra el tiempo. Aunque los treinta hasta ahora son un poco un desenfoque, también es una especie de magia. Nunca más sentiré una mejilla reposar en mi pecho en medio de la noche. Pequeños brazos llegando hasta mí después de una caída. El delicioso olor a bebé y los pequeños pares de vaqueros flacos y brillantes zapatillas. Los paseos de scooter y las barras de mono y las historias de tiempo de la cama con una pequeña persona en la curva de mi brazo. Escuchar «Quiero mamá» y «Por favor, ¿puedes ayudarme?» Y «Quiero darte un abrazo».

Sí, algo va a venir, y va a ser una bendición. Pero no dejes que vaya demasiado rápido. Si voy a perderme a mí mismo durante una década, la maternidad es una cosa deliciosa para perderla también.

Amor, Catherine.(To the thirtysomething Mums,Catherine, 2016)

Texto traducido  por Cristina Oroz Bajo

Fuente: http://littlesloveandsunshine.com/2016/07/05/to-the-thirtysomething-mums/

Aquí os dejo el link del artículo original, de una madre que como todas vosotras goza de esa sensibilidad especial, de ese querer llegar a todo, que hace que nos crezcan brazos para poder atender a todo con vidas fugaces que es necesario que frenemos para tomar conciencia, respirar y atender a lo verdaderamente importante y es el momento que vivimos, la maternidad; un regalo sin manual de instrucciones que trae toda su magia así que no te olvides de disfrutarla, no la dejes pasar… Espero que os haya gustado.

Firma-2

2 Respuestas

  1. Precioso!!

Dejar una opinión